Cómo abrir una empresa en Estonia

(Wiki fácil con todos los pasos)

Estonia es uno de los países más digitalizados del mundo, también su burocracia y su administración pública. Gracias a esto, cualquier ciudadano del mundo puede convertirse en e-residente de este pequeño país y disfrutar de sus numerosas ventajas. Por ejemplo, abrir una empresa con unas condiciones mucho mejores de las que tenemos que soportar los emprendedores en el estado español. (Sin cuota de autónomos, sin impuestos de sociedades, sin IVA y muchas ventajas más).

En NørdicWire estamos abriendo una empresa en Estonia y cada semana vamos explicando de forma sencilla todos los pasos que hemos dado para conseguirlo. Suscríbete para escuchar cómo hemos ido haciendo todo el proceso.

Gracias a la E-residency tendrás la cerveza totalmente gratuita en todo el país. Además, podrás hacer todas las gestiones con la administración desde el ordenador en cualquier parte del mundo. (Una de estas dos ventajas no es cierta).

Pedir la e-residency es muy sencillo, solo tienes que entrar aquí.

Te pedirán:

· Un documento identificativo de tu país. (No vale el carnet del Barça).
· Una fotografía rollo carnet. (Que no sea la misma del DNI, ni la del pasaporte y en la que salgas serio, no te rías que no les gusta, son casi rusos).
· Los datos personales.
· 100 euros.

Cuando ya lo hayas rellenado todo te pedirán que les digas dónde te gustaría recoger la e-residency. No puede ser en el MediaMarkt más cercano, tiene que ser en alguna embajada de Estonia del mundo. Pero no en los consulados.

En unos días (en nuestro caso fueron 15) recibirás un correo para concretar la cita.

El momento de la recogida también es muy sencillo, llegas a la zona de la embajada, buscas un bar cercano, te tomas un par de birras, subes a la embajada y te dan la cajita que contiene todo el kit.

El kit contiene una tarjeta con un chip, un lector de tarjetas USB para poder conectarla al ordenador, y los números PIN, PUK y PUNK de seguridad. (Guárdalos bien que los vamos a necesitar más adelante. El PUNK sobretodo, para cuando estés decaído).

La condición indispensable para abrir una empresa en Estonia es que tu negocio tiene que ser online (no serviría por ejemplo si tienes una heladería en el barrio de Gracia de Barcelona), tienes que operar deslocalizadamente y tienes que tener clientes en todo el mundo.

Aunque tengamos la sensación contraria (provocada por el continuo adoctrinamiento interesado de nuestros amigos de hacienda española) cualquier humano puede crear una empresa en cualquier país del mundo.

Estonia no es un paraíso fiscal, sencillamente es un país donde es mucho más fácil y mucho más barato crear una empresa y llevar adelante un negocio.

Los impuestos que afectan a las empresas en Estonia son los siguientes:

  • No existe el impuesto de sociedades. En España tienes que pagar el 25% de tus beneficios.
  • Si facturas menos de 40.000 euros al año no es necesario declarar el IVA.
  • No existe la cuota de autónomos ni tienes que pagar nada por ser el administrador de tu empresa.
  • La mayoría de gastos son justificables y no vendrá el **** inspector de turno a decirte que una cámara de vídeo o un iPhone no se pueden pasar por la empresa.

· Tipo de empresa:

En primer lugar vamos a tener que decidir qué tipo de empresa queremos abrir. Las más habituales para los e-residentes son dos: la “Private limited company” (OÜ) que sería como una S.L española. Y la “Sole Proprietorship” que sería como los autónomos.

La Private Limited company, como su nombre indica, es una sociedad de responsabilidad limitada. Tiene un capital formado por acciones y es propiedad de uno o más socios que no son responsables individualmente. La cantidad mínima para constituir una sociedad de responsabilidad limitada debe ser de 2.550 euros y el valor nominal mínimo de una acción debe ser de 1 euro. No hace falta poner este dinero inicialmente, lo explicamos extensamente en el podcast.

En el caso de la Sole Proprietorship es para personas que no van a tener ningún socio. Sería el caso de un freelancer que trabaja por su cuenta.

En nuestro caso, al ser dos socios, hemos escogido la primera opción.

· El nombre:

En segundo lugar tienes que escoger el nombre para tu empresa. Para saber si está disponible solo tienes que introducir tu super idea en esta web.

· La dirección de tu empresa:

Antes de dar el último paso, necesitas tener una dirección en Estonia y una persona de contacto para tu empresa. Este paso es un requisito indispensable. Para ello necesitas contactar con un proveedor de direcciones. Estos son los que recomienda el gobierno Estonio. Nosotros hemos escogido este. En el podcast explicamos las razones.

· Dar de alta la empresa:

Por último debemos ir al portal donde daremos de alta la empresa.

Ahí nos piden toda la información que ya tenemos: el nombre de nuestra futura empresa, la dirección fiscal, la persona de contacto, el tipo de empresa, los datos de los socios etc… (No hay ninguna pregunta difícil).

Además, generaremos un contrato de manera automática simplemente respondiendo las preguntas según nuestro caso. Cuando el contrato final está generado los diferentes socios lo tienen que firmar utilizando su tarjeta de e-residency conectada al ordenador. Este contrato también lo tiene que firmar nuestra persona de contacto en Estonia, así que le avisáis. (Un email por ejemplo es muy efectivo en estos casos, si no sabéis lo que es un email lo buscáis en Google).

En nuestro caso el proceso fue de la siguiente manera: los dos socios firmamos el contrato, avisamos a la persona de contacto, en ese momento nos envío la factura por la totalidad de los servicios de todo el año, pagamos y él también firmó.

Si todo ha salido bien, recibiremos un email en unos días de un juez estonio (que son muy majos) informando de que ya tenemos una empresa en Estonia. 🙂